Uncategorized

Dale credibilidad a tu página web citando fuentes externas

Las labores de investigación abarcan tantos temas diferentes, que cualquier página puede ser una buena fuente de información. Pero los estudiantes y profesionales pueden dudar si utilizar una página web en específico por la ausencia de datos clave, indispensables para citar apropiadamente dicha web. 

Para otorgarle a una página web mayor credibilidad, así como la posibilidad de ser utilizada en trabajos de investigación académicos o formales, basta con proporcionar algunos detalles importantes para que el sitio pueda ser citado apropiadamente. Así también, aportar las fuentes de información utilizadas (de haberlas) en un formato oficial, es una gran manera de ofrecer mayor nivel de confianza en la información reseñada. Con la ayuda de referenciasbibliograficas.com hemos listado algunos de los aspectos más importantes a la hora de referenciar sitios web.

Información necesaria para referenciar un un sitio web

Existen diferentes tipos de formatos de citas bibliográficas. Entre los formatos más utilizados figuran las normas APA (American Psychological Association), Vancouver, MLA (Modern Language Association), Harvard, CSE (Council Of Science Editors) y Chicago. La información requerida por el investigador para armar su bibliografía casi siempre es la misma, pero varía el orden y formato de presentación.

Entre los detalles más importantes para que se pueda construir una cita bibliográfica del sitio visitado, se encuentran:

1. Autor o autores

De ser posible, es buena idea publicar el nombre y apellido del autor o autores implicados en el artículo o extracto de información presentado. Si esto va en contra del diseño del sitio o de sus políticas de publicación para la información, el internauta puede utilizar el nombre del sitio web. Pensando en esto, también vale la pena destacar que los investigadores pueden decidir prescindir de una fuente de información si el nombre del sitio suena demasiado informal o jocoso.

2. URL

El link del sitio, como es obvio, está disponible para cualquiera que navegue en él. Sin embargo, los links cortos son siempre favorables. Además de verse mejor en una cita bibliográfica, los links sencillos, bajo una estructura web ordenada y simple, suelen verse favorecidos para el SEO (Search Engine Optimization, o posición orgánica en buscadores).

3. Fecha de publicación

Corresponde a la fecha en la que se hizo público el artículo, blog, texto informativo o imagen en específico. Algunos sitios no le otorgan importancia a colocar el momento de publicación o de última actualización del texto, pero esto es una limitante importante para el momento de armar citas de bibliografía. Después de todo, el momento de publicación es el principal testigo de la actualidad de una información en específico.

De hecho, los institutos académicos instan a sus miembros a no utilizar fuentes de información demasiado antiguas (por ejemplo, mayores a una década), si se pueden encontrar alternativas más recientes. 

Por este motivo, la ausencia de fechas de publicación puede ser un motivo de peso para considerar o rehusar un sitio web específico en la búsqueda de información formal.

La recomendación más idónea es que se utilicen fechas para la publicación de los artículos, imágenes, materia de apoyo audiovisual y textos informativos; y darle importancia a una periódica actualización del contenido, para que éste se mantenga siempre vigente. Este último consejo no aplica necesariamente para noticias y notas periodísticas, porque en este caso sí es importante mantener la fecha de publicación original, a modo de testigo cronológico de los hechos conocidos para ese momento.

4. Título de la publicación

El título de la publicación, como todo poseedor de páginas webs sabe, es esencial en muchos aspectos. En primera instancia, son las primeras palabras que el internauta lee cuando hace una búsqueda online, y deben llamar su atención lo suficiente como para que quiera leer más a fondo el contenido.

Ahora bien, desde el punto de vista de la investigación, los títulos también son importantes, porque son una pieza fundamental en las citas bibliográficas. Un título debe reflejar bien el contenido del texto o de la imagen publicados, estar bien escrito, tener coherencia y sonar bien.

Citar no demerita el propio trabajo, ¡al contrario!

Si para la elaboración de un artículo o texto informativos, o incluso para la realización de imágenes o gráficos, se utilizaron otras fuentes de información, dar el crédito correspondiente es un buen movimiento, para ciertos tipos de webs. El uso de bibliografía otorga un mayor peso y credibilidad a lo escrito, porque constituye una lista de antecedentes del tema que respaldan la información proporcionada en el propio sitio. Además, utilizar formatos formales para presentar las fuentes de información otorga una imagen más formal, seria e intelectual.

Utilizar estos formatos no es nada difícil, y ni siquiera es necesario aprender las fórmulas de memoria. Existen páginas webs que formulan las citas bibliográficas automáticamente en el formato adecuado, con solo seleccionar el tipo de normas que se prefieran, establecer el tipo de citas (libro, revista, sitio web, e-Book, película, periódicos, entrevistas, entre otros) y rellenar los campos de información. Luego, basta con copiar y pegar.